Superamos los 30 años de trayectoria
4 enero, 2019

Francisco Teheran: Tres décadas de fidelidad e innovación

Francisco Manuel Teherán Carmona, oriundo del Carmen de Bolívar, es para nuestra compañía un ejemplo por su gran espíritu de compromiso, lealtad e inventiva, que le ha caracterizado durante 30 años de trayectoria en la familia Blastingmar. Vive en Barrancabermeja hace 18 años como supervisor de mantenimiento en nuestro proyecto con Ecopetrol. Quienes conocen a este egresado del SENA Industrial, demuestran una profunda admiración por él, debido a su extensa carrera, sus conocimientos y la pasión por su labor, permitiéndole gozar de gran prestigio entre compañeros y contratistas del sector.
1Francisco Teherán, mejor conocido como “El Chino”, es un personaje muy conocido en Blastingmar. Cuéntenos, ¿quién es y por qué?
El Chino llegó a Blastingmar hace muchos años; yo trabaja en una empresa que hacía lo mismo que comenzó haciendo Blastingmar, que era sandblasting y pintura. Y en ese entonces me encontraba en el astillero de Conastil, en Cartagena, en la zona de Mamonal, haciendo mis pinitos pero todavía no era parte de la empresa como tal. Donde yo trabajaba no les estaba yendo muy bien y poquito a poco Blastingmar se fue quedando con los trabajos, los buenos proyectos y el personal. La verdad como yo manejaba todo el tema de los equipos de sandblasting, aires, todos los sistemas, y Juan Daniel (presidente) habló conmigo para ver si quería hacer parte de la compañía. Yo estaba joven, tenía otro nivel de vida, y la verdad no me gustaba trabajar fijo con nadie porque por contratos me rendía más la plata, pero hice una prueba y hasta el día de hoy.
2De esos momentos en su tierra natal, ¿qué extraña?
Mi infancia estuvo llena de amigos, la familia; me la pasaba entre partidos de futbol y de béisbol. Pero en esta vida usted sabe que los amigos son momentáneos y hay que seguir con todos los cambios que la vida nos da.
3¿Cuándo el Sr. Juan Daniel le propuso este trabajo, qué le motivo a aceptarlo?
Hay algo que a uno lo mueve, que es el fervor del trabajo, de seguir adelante, de crecer, de cada día no conformarse sino de ir innovando. La verdad yo nunca estaba satisfecho con lo que hacía, sino que quería subir el otro nivel y el otro nivel. Eso ha llevado a que El Chino coja cierto respeto, porque he logrado hacer cosas importantes como recortar el tiempo programado de los trabajos.
4¿Dónde estuviera el chino si Blastingmar no hubiera aparecido en su vida?
Estuviera en Estados Unidos, en Alemania Corea o en China. ¿Por qué lo digo? Porque antes de Blastingmar, trabajaba la parte eléctrica naval para una fluvial de Barranquilla y con esa empresa prácticamente recorrí medio mundo. Así que si Blastingmar no aparece, hubiera seguido mi rutina de viajes.
5Ya son 30 años en esta familia; usted prácticamente ha hecho carrera aquí. ¿Cómo se ha mantenido?
Hay que tener un gran nivel de consciencia, de disciplina, de cumplimiento, y sobre todo, de gustarle lo que uno hace. Yo pienso que todo aquel que trabaja simplemente por la plata, no está bien.
6Por lo que dice, usted es una persona muy apasionada que estudia muy bien lo que hace. ¿Cómo es eso?
Cuando se me presentan nuevos eventos, lo primero que hago es estudiar bien el funcionamiento y las piezas que traen los equipos; ¿qué puedo hacer yo para que esos equipos me trabajen mejor? Y eso lo consigo a través de internet, a través de ideas que se me vienen a la cabeza y así voy haciendo mis inventos, pero siempre que hago algo, lo hago sobre una base, no a prueba y error. Siempre busco los parámetros bases para conseguir piezas con la que trabajemos mejor y que no se pierda el dinero, no es como en la NASA que hacen inventos y se pierden cualquier cantidad de millones y no pasa nada, aquí tenemos que optimizar.
7Con todo eso, usted tiene fama en Barrancabermeja de ser el mejor en lo que hace. ¿Cómo explica ese fenómeno?
Hay una canción de Diomedes Díaz que dice: “Si quieres ser zapatero, espero que seas el mejor”. Y cuando eres foráneo, cuando no eres de la región, lo primero que hay que hacer, es hacer amigos, buscar gente clave en la cual poner su confianza. A medida que pasa el tiempo uno va dándose a conocer y compenetrándose, así la gente se va sintiendo contenta con lo que uno hace, con la relación que uno tiene y eso es algo muy bonito.
8Esa confianza de la que usted habla se transmite. ¿Quiénes han sido esas personas que le han transmitido mayor confianza?
A parte de Juan Daniel y su papá, el ingeniero Orlando Cabarcas quien es una magnifica persona; Patricia Quiñones… a quien le llevo media vida de trabajo porque cuando ella llegó a Blastingmar yo ya tenía una trayectoria de 13 años. Y lo que uno debe hacer es no defraudar a esas personas que confían en uno; siempre les doy lo mejor que tengo y eso es muy satisfactorio, eso me da mucha alegría.
9¿Qué significa Blastingmar en la vida de Francisco Teherán?
Al principio era algo pasajero, pero con el transcurrir del tiempo uno se va compenetrando más con la empresa, cuida los equipos, el trabajo. Hay una anécdota muy buena cuando nosotros hacíamos trabajos fuertes en Barranquilla o Cartagena me decía el Sr. Jaime (fundador de Blastingmar): “Francisco, aquí tiene este dinero y cuídelo como si fuera suyo”. Y eso es lo que yo he hecho con la empresa, cuidarla como si fuera mía.
10¿Después de tanto, cuál ha sido la clave de su éxito en una palabra?
Lealtad.
11Si le dijéramos a uno de sus compañeros que lo definan en una frase, ¿Cuál sería?
El Látigo (risas).
12¿Por qué?
Por lo intenso que soy en el trabajo (risas).
13¿Cuál ha sido la anécdota más especial en Blastingmar?
Hay una de un proyecto aquí (en Barrancabermeja), que es la de la Planta Viscorreductora de Ecopetrol en la refinería, donde todos los contratistas siempre han salido huyendo, y cuando se han metido terminan llorando, entonces Ecopetrol ¿qué ha hecho? Nos los da a nosotros que ya sabemos lo que hay que hacer y saben que no van a tener situaciones de atrasos en los trabajos.
14¿Qué consejo le daría a una persona que empieza hoy su camino en esta empresa?
Primero, que tenga confianza en lo que hace. Dos, que sea muy leal. Tercero, que siempre esté actualizándose. Y cuarto, que trabaje con el alma y con el corazón.
15¿Una canción?
Una canción (risas)… Hay mucha gente que me conoce y cuando me ven me cantan “sapo ese hijo es tuyo, sapo ese hijo es tuyo, en la cara se parece a ti, en la cara se parece a ti, ojón, pipón, ojón, pipón, cuatro letra, cuatro letra, salta cortico, salta cortico” (risas)… entonces yo digo que ese es el himno nacional del Chino.
16Ese es el cariño de la gente… ¿Qué siente usted cuando ve que mucha gente lo aprecia y lo tiene como un ejemplo a seguir?
La verdad es que se siente muy bien, siente uno que no tiene enemigos alrededor aunque a veces uno se los gana por decir la verdad.
17Sr. Francisco, un mensaje para los compañeros que ha tenido a lo largo de esta historia.
Bueno… el mensaje es que nuestra labor tiene un precio, un precio que vemos representado en los ingresos de dinero, pero la mayor satisfacción es que uno encuentre un sitio agradable para trabajar, donde se crece como persona y la palabra vale. Eso es lo más bonito.
18¿Podemos decir que usted es feliz aquí?
Sí claro.

Fotografías: Proceso de Comunicaciones.